Notas anteriores

Insomnio, la realidad

de un mal sueño

Insomnio: es la dificultad para iniciar o mantener el sueño.
Existe una norma clínica para clasificar si una persona padece o no de insomnio, donde se determina que una persona que tarde más de un tiempo determinado en conciliar el sueño podrá ser diagnosticada.
Científicos aseguran que, si tenemos en cuenta la expectativa de vida actual, pasamos casi una tercera parte de nuestra vidas.
Ciertamente, si pasamos tanto tiempo durmiendo, posiblemente sea, porque es algo vital y necesario para nuestro organismo; muchas veces intentamos hacerle caso a nuestro cuerpo pero la serie de moda o una buena película son suficiente estímulo para dejar de lado nuestras buenas intenciones. Lo cierto es que “no valoramos la importancia de tener un buen descanso hasta que padecemos de insomnio”, es decir, no valoramos el hecho de dormir hasta que por una u otra razón comenzamos a privarnos del sueño; primeramente nos invade un incómodo malestar, con la característica principal de una sensación de cansancio extremo y de ahí se desencadenan otro tipo de síntomas, cada vez más graves.
El hecho de no dormir, afecta nuestro rendimiento en cualquier actividad cotidiana, “una de las funciones principales que se le atribuye al sueño es su capacidad restauradora, tanto para el cerebro como para el cuerpo en general”.
Nuestro cuerpo es una máquina perfecta que no pide más de lo que necesita para funcionar de manera óptima. Pensemos un momento, si dormimos bien, tendremos un mejor rendimiento al día siguiente, y si las cosas comienzan a salir bien, tomamos impulso para seguir cumpliendo nuestros sueños.
Mantente al pendiente de nuestras notas y exploremos juntos el fascinante mundo del buen dormir.

Antes de tomar algún medicamento o iniciar algún tratamiento, consulta a tu médico.